¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es un movimiento inconsciente, intenso y rítmico de los músculos de la masticación. Éste puede tener lugar por el día, aunque es más frecuente que se produzca por la noche.

Las personas que tienen bruxismo rechinan los dientes, es decir, aprietan fuerte e inconscientemente los dientes superiores con los inferiores y los mueven de adelante hacia atrás y viceversa, produciéndose así un desgaste en las piezas.

En los niños (bruxismo infantil), generalmente, no se considera patológico, sino que forma parte del desarrollo muscular y óseo de la cara, así como de la dentición.

Sin embargo, en los adultos el bruxismo puede dar lugar a múltiples problemas, dependiendo de factores como la frecuencia e intensidad de dicho movimiento.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL BRUXISMO?

En la actualidad se puede considerar que el principal desencadenante es el estrés. Aunque también pueden influir otros aspectos:

  • El tipo de alimentación que lleva el paciente.
  • Los hábitos del sueño.
  • La incapacidad para relajarse.
  • La postura.
  • La alineación de los dientes, principalmente si no es la correcta.
  • Interferencias en la oclusión o alteraciones en la posición de los dientes.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Los dientes de una persona que padece bruxismo ejercen una presión excesiva en los músculos, tejidos y estructuras que rodean la mandíbula. Si esto se prolonga en el tiempo, puede ocasionarse problemas de la ATM (Articulación Temporomandibular).

En los dientes tiene lugar un desgaste característico. A nivel de las encías, las debilita hasta que puede aparecer inflamación y movilidad en los dientes.

Pero el efecto más perjudicial se da en los músculos y en la ATM manifestándose como:

  • Rechinar los dientes durante la noche.
  • Desgaste del esmalte dental.
  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Dolor dental, de cabeza y/o de oído.
  • Insomnio.
  • Estrés.
  • Sensibilidad muscular.
  • Sensibilidad a los alimentos dulces y a cambios de temperatura.
  • Trastornos alimentarios.
  • Dolor y/o inflamación de la mandíbula.
  • Dolor al abrir la boca.
  • Dificultad para masticar e incluso hablar.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

En muchas personas el bruxismo no presenta síntomas por lo que algunos no son conscientes de que lo padecen.

En la mayoría de los casos el diagnóstico tiene lugar en una revisión dental rutinaria o porque el paciente acude a la consulta por dolor en cara y cuello.

En otros casos, el diagnóstico se produce porque alguna persona del entorno del paciente detecta que al dormir hace ruido debido al rechinamiento de los dientes.

TRATAMIENTO PARA EL BRUXISMO

Mediante una exploración clínica y radiográfica se puede establecer un tratamiento orientado a la reducción del dolor y por lo tanto, del desgaste de los dientes y daños de la mandíbula.

Las férulas se emplean para evitar el bruxismo mientras el paciente duerme. Sin embargo, es importante saber que aunque se elimine el dolor, no se resuelve el problema, por lo que si se deja de usar la férula, el dolor volverá a aparecer.

Otras medidas que se pueden adoptar son:

  • Evitar alimentos dulces y duros.
  • Realizar ejercicios de relajación que contribuyan a reducir el estrés.
  • Masajear la zona afectada.
  • Dormir las horas recomendadas.
  • Aplicar hielo o paños calientes en la zona donde se localiza el dolor.
  • Poner ortodoncia en los casos en los que sea necesario alinear los dientes.

La cirugía se usa como último recurso en casos de mayor gravedad.

Claves para tener unas encías sanas

La encía es el tejido mucoso que recubre la mandíbula y el maxilar dentro de la boca. Rodea a los dientes proporcionando así una protección alrededor de ellos.

Para tener una buena salud bucodental es fundamental gozar de unas encías sanas. Se puede hablar de:

  • Encía adherida: Es la que limita con las piezas dentales y es visible cuando hablamos o sonreimos. Es elástica y firme.
  • Encía marginal: Es la no visible pero que se puede observar al levantar el labio. Es más blanda y sensible que la adherida.

A continuación, vamos a hablar de las principales y más comunes patologías que presentan las encías de la población adulta:

  • Gingivitis: Aparece con el sangrado de encías, irritación o hinchazón. Así mismo, la persona puede tener sensación de mal aliento o halitosis debido a la acumulación de bacterias en el tejido periodontal. El principal tratamiento para la gingivitis es que el paciente adopte una adecuada y exhaustiva técnica de higiene y si es necesario, realizar una limpieza dental en clínica.
  • Periodontitis: Si no se trata la gingivitis, esto deriva en piorrea o enfermedad periodontal y es entonces cuando es necesario un raspado (alisado radicular) o curetaje, también realizado en clínica. Mediante este tratamiento se elimina el sarro solidificado que se encuentra debajo de la encía y que puede llegar a tener repercursiones en la raiz del diente, pudiendo llegar a producirse, en los casos más graves, la pérdida de la pieza dental.

Es esencial conocer las características de unas encías saludables:

  • Deben tener un color coral rosa.
  • Presentan un aspecto liso curvado alrededor de cada diente y llenan y encajan el espacio entre los dientes. Cuando hay ausencia de encía, es señal de enfermedad periodontal.

Cuando las encías están sanas constituyen una barrera eficaz contra la entrada de gérmenes a tejidos más profundos.

Por último, hay aspectos importantes a tener en cuenta para prevenir los problemas periodontales:

  • Mantener una correcta limpieza bucal es primordial. Se recomienda elegir un cepillo (manual o eléctrico) de dureza media y no realizar movimientos bruscos para evitar la retracción de encías.
  • Usar seda dental y colutorio después del cepillado. De esta manera, la eliminación de la placa es más eficaz.
  • Mantener una dieta equilibrada rica en Vitamina C y K, presentes en frutas como el kiwi, evitan la aparición de enfermedades de las encías. También conviene ingerir alimentos ricos es Vitamina B12 y calcio, para fortalecer encías, dientes y huesos maxilares.

En navidad se produce una gran cantidad de caries. ¿Cómo prevenirlas?

En esta época es muy importante la prevención y el cuidado de nuestra salud bucodental ya que tenemos muchos cambios en nuestra rutina y sobretodo en nuestra alimentación, combinando un consumo excesivo de azúcar y una insuficiente higiene.

La mayoría de veces no somos conscientes de que numerosos alimentos que tenemos en nuestra dieta pueden ser realmente perjudiciales para nuestros dientes. Por esta razón, debemos controlar la frecuencia y cantidad de ingesta de estos alimentos. Así mismo, debemos conocer nuestros dientes (calidad del esmalte, sangrado de encías, tendencia a tener caries…) y de esta manera, tendremos unos dientes más sanos.

Debemos tener en cuenta:

  • Regla fundamental: Lavarnos los dientes al menos tres veces al día y sobretodo, no irnos a la cama sin hacerlo.
  • Evitar el exceso de azúcar (da paso a las bacterias que producen caries). Los dulces más duros pueden romper empastes, fracturar dientes y estropear la ortodoncia. Así mismo, consumir excesivamente bebidas azucaradas es perjudicial, principalmente para el esmalte de nuestros dientes. Para endulzar el café o las infusiones, se recomienda usar edulcorantes como la estevia.
  • Control con el alcohol. En los brindis navideños es preferible bebidas sin azúcar o champán sin alcohol, pero si es difícil resistirse, elige vino tinto ya que el vino blanco y el champán son mas agresivos para el esmalte.
  • Cambios bruscos de temperatura en alimentos. Provocan un aumento de la sensibilidad e incluso, inflamaciones de los vasos sanguíneos del interior de los dientes.
  • Incrementa el consumo de proteínas, calcio (endurece el esmalte), flúor (en colutorios) y vitaminas A (previene la boca seca y ayuda a cicatrizar), C (fortalece las encías), D (ayuda a aumentar la densidad ósea) y K (mejora el calcio de los dientes).
  • Atención al turrón y dulces típicos de navidad. Es más aconsejable ingerir turrón duro que blanco o de chocolate (los últimos contienen más cantidad de azúcar).
  • El tabaco es un gran enemigo de la salud de nuestros dientes, pues da lugar a un envejecimiento prematuro y deteriora los tejidos que los rodean.

La importancia del cuidado de la salud bucal de los niños

Los problemas bucales pueden empezar a una edad muy temprana por lo que es muy importante tener un buen conocimiento sobre cómo hay que cuidar de nuestros niños en cada etapa de la infancia.

1ª ETAPA: DE 0 A 2 AÑOS.

Es la etapa en la que erupcionan los dientes (de los 6 meses a los 2 años). Así mismo, es la etapa en la que inconscientemente menos atención prestamos. Es muy importante adquirir una rutina diaria limpiando las encías con una gasa humedecida aliviando así las molestias que se presentan al salir los dientes. Se aconseja la primera visita al dentista a partir del primer año, y desde entonces, hacerlo de forma anual.

2ª ETAPA: DE 2 A 6 AÑOS.

En esta etapa el niño ya tiene todos los dientes de leche por lo que es de vital importancia incorporar una higiene oral adecuada e ir supervisando que se lava bien los dientes. Además, poco a poco debe empezar a hacerlo por sí mismo.
Debemos controlar hasta los 8-9 años aproximadamente que nuestro niño se cepilla correctamente.

3ª ETAPA: DE 6 A 12 AÑOS.

Aquí es cuando se van cayendo los dientes de leche y aparecen los definitivos. El niño debe mantener hábitos de higiene oral y alimenticia saludables ya que es cuando más caries aparecen. Es por esta razón por lo que además de realizar el cepillado 3 veces al día, se incorpora el uso del colutorio con flúor para que la salud oral sea completa.

Respiración oral

La respiración puede ser de dos tipos según por donde entre el aire a los pulmones: nasal y oral.

La inspiración y expiración nasal es la fisiológica, ya que es la nariz la parte del cuerpo que se encarga de humificar, calentar y filtrar el aire así como las particular que provienen del mismo.

La respiración oral debería ser la alternativa secundaria de entrada del aire, es decir, si la nariz se ha obstruido o por alergias o por desviación del tabique nasal o por otras causas no puede realizar la acción de respirar la boca sería el medio a través del cual seguiríamos respirando.

Por lo tanto no es óptimo por norma respirar a través de la boca, incluso haciendo ejercicio no es conveniente en muchas ocasiones (de ésto hablaremos en otro post).

Creo que la principal función (respirar) humana debe llevarse de la mejor manera y forma posible, y para ello los ortodoncistas tenemos un papel fundamental, que junto con otros sanitarios, de otras especialidades distintas: fisioterapeutas, neumólogos, alergólogos etc debemos tener el compromiso de frenar éste tipo de respiración (la respiración bucal).

Tipo de respiración, la oral, que va a dar lugar a múltiples patologías y a diversas comoorbilidades. Por ejemplo el SAHS es una epidemia relacionada directamente con el hábito de respirar vía oral.

Hábitos de higiene

La ortodoncia debe de estar centrada en::

Las vías aéreas principalmente, y secundariamente en guiar el crecimiento craneofacial y corregir la oclusión (alineación y función de los dientes) junto con la estética facial.

La ATM está dentro mi campo de acción, la ATM (articulación temporomandibular) está muy relacionada con el sindrome de apnea e hipoapnea del sueño SAHS.

Lo uno lleva a lo otro, es decir, solucionando una entidad podemos solucionar la otra y viceversa, aunque las causas son múltiples.

Como ya he comentado anteriormente éste blog tiene múltiples funciones y objetivos, el principal será educar al paciente,
sensibilizar al paciente sobre la importancia de tener unos buenos hábitos relacionados con la salud bucodental, y entre ellos tenemos:

-Nutrición adecuada
Limpieza bucodental ( en casa y en la clínica dental)
– Eliminar los hábitos nocivos como el tabaco y reducir la ingesta de   alcohol
– Disminuir la ingesta de azúcares y sustancias que puedan ser perjudiciales
– Disminuir el miedo a ir al dentista.

En definitiva persuadir a la población de la importancia que tiene el sistema estomatognático (cavidad bucal)
para adquirir una calidad de vida óptima y plena.

No espereis a mañana y acudid ya al odontólogo de vuestra confianza para que os haga una buena exploración y que os diga
la salud bucal que teneis cada uno, y que medida podeis tomar al respecto si es que haceis alguna cosa mal.

Sonia, higienista bucodental

Hoy vamos preguntar a Sonia, la higienista de la clínica que hace el 90% de las higienes bucales en nuestra clínica, por el cuidado dental que tienen que tener nuestros pacientes.

¿Qué cepillo dental es el más recomendable? ¿Eléctrico o manual?

El cepillo eléctrico porque remueve más placa bacteriana, y proporciona mayor sensación de limpieza; no ejerces tanta presión sobre el diente por lo tanto no hay desgaste dentario.

¿Cada cuánto es recomendable realizarse una higiene bucal?

Lo ideal es hacerse una revisión al año y ver si hace falta hacer la higiene dental o no.

¿Como afecta el tabaco en las encías?

El tabaco actúa de vasoconstrictor (reducción del volumen de los vasos sanguineos) y evita el sangrado de las encías, enmascarando un problema periodontal (encías) si lo hubiera.

¿Cuanto tiene que durar una limpieza bucal para que sea óptima?, Pasos a seguir.

De 20 – 30 minutos, dependiendo de la cantidad de sarro que haya y de la última higiene que se haya hecho. Porque cuanto más tiempo pasa el sarro está más duro.

¿Que podemos utilizar como medios auxiliares para tener una higiene adecuada en casa?

Cepillos interproximales, hilo dental, y en depende que casos el irrigador bucal, además de enjuagues o colutorios con fluor.

¿Quita esmalte el ultrasonidos (aparato que vibra para quitar el sarro)?

No quita el esmalte, muchos pacientes refieren sensibilidad dental después de realizar una higiene dental y por eso creen que es debido a la higiene dental.

¿Que ocurre si se acumula placa y sarro en las encias? ¿Que es la enfermedad periodontal o periodontitis?

Se puede producir pérdida de encía y/o de hueso porque el sarro se va acumulando alrededor del diente, se despega la encía y se forma una bolsa periodonal ( espacio que queda entre la encía y el diente mayor de 3mm) que se llena de restos de alimentos, pus, detritus, se puede llegar en algunos casos a la pérdida de dientes.

La enfermedad periodontal o periodontitis es la inflamación de la encía producida por bacterias, que junto con la acumulación del sarro junto con una mala higiene dental produce una pérdida hueso y encía.



	

Bienvenidos

Os damos la bienvenida todo el equipo a nuestra pagina web, y más concretamente a nuestro blog de Clínica Ubierna.

Aquí podreís encontrar información a cerca del mundo de la odontología, información y contenido que pueda interesar al paciente.

Diferentes tipos de contenidos como entrevistas, foros de debate, conferencias, formación… los cuales vamos a ir actualizando.

Quiero dar a conocer y me gustaría sensibilizar al paciente dentro de la especialidad de la ortodoncia, disciplina la cual ejerzo y la cual me dedico única y exclusivamente, a explicar sobretodo a los padres de los pacientes infantiles y juveniles a cerca de la suma importancia que existe en acudir al dentista y al ortodoncista a la edad de los 6 años o incluso más pequeños, para que el cuidado bucodental y la salud oral sea óptima desde sus inicios.

Tanto la caries dental como la patología periodontal (que hace referencia a la enfermedad de las encías) es una epidemia, la cúal debemos atajar desde temprana edad.

La prevención debe ser una estrategia primordial como base de una buena y rica salud bucal, no olvidemos que la boca es una parte del cuerpo humano muy importante, ya que su fisología (función) permite realizar muchas tareas como por ejemplo: comer, respirar, deglutir, hablar…

Quiero hacer especial hincapié en éste blog en una de sus funciones: la respiración; la principal función que realizan los seres vivos es respirar. Comer puede esperar, dormir puede espera, pero el acto de respirar es prioritario y primordial para el organismo, como he dicho anteriormente es la función más importante.


Os dejo un libro muy recomendable.